30/12/12

La Imputacion del Pago "Desde mi WEB"


LA IMPUTACIÓN DEL PAGO Y FORMAS ESPECIALES

IMPUTACIÓN DE PAGOS. (XX)

La multiplicidad de deudas a cargo del deudor puede dar lugar a equívocos en los casos de que el solvens, en el momento de realizar el pago, no indique cual de ellas entiende por cumplida y simultáneamente el acreedor no entrega recibo en el que se especifique en qué concepto ha recibido el pago.  La imputación del pago es la designación o señalamiento de la deuda a la que se haya de aplicar la  prestación verificada por el deudor. El Código Civil parte de que dicha imputación es una materia  reservada a la autonomía privada. Inicialmente, se le atribuye tal facultad al deudor en el momento de  realizar el pago y subsidiariamente al acreedor, emitiendo recibo del mismo (imputación convencional). Pero en el caso de que ninguno de los dos lo hayan hecho entran en juego unas reglas subsidiarias de imputación legal: se habrá de entender satisfechas las deudas más onerosas para el deudor (existencia de intereses, garantías reales, cláusulas penales o resolutorias, etc.) y si fueran de igual naturaleza y gravamen, se imputará a todas ellas a prorrata.

IMPUTACIÓN CONVENCIONAL E IMPUTACIÓN LEGAL - Ante la eventualidad de equivocidad en el pago, El Código Civil en sus Arts. 1.172 y 1.174 contienen una serie de reglas para discernir cual de las deudas a de entenderse pagada, es decir, a cual de ellas se le imputa el  pago.  En los Arts. Mencionados, el Código parte de la imputación de pagos de una materia reservada a la autonomía  privada y por lo tanto, las partes de la relación obligatoria pueden determinar a qué deuda debe entenderse  referido el pago realizado.  Imputar el pago: Designar o señalar de Deuda a la que se haya de aplicar la prestación verificada por el deudor (STS1985).  El Código Civil atribuye tal facultad del deudor y, subsidiariamente al acreedor si este entrega un recibo que  contenga la aplicación del pago sin protesta alguna del deudor. En ambos casos hay que hablar de imputación convencional.  En el supuesto de que tanto el deudor como el acreedor se abstengan de realizar la imputación del pago,  entraran en juego las reglas de imputación legal contenidas en el art. 1.174. 

LA ATRIBUCIÓN DEL PAGO POR EL DEUDOR - La primera de las reglas establecidas en los Arts. “ad hoc” consiste en atribuir al deudor la facultad de realizar tal determinación: El deudor “podrá declarar, al tiempo de hacer el pago, a cuáles deudas debe aplicarse”(art. 1.172.1, siguiendo una tradición del derecho romano. Tal facultad del deudor es manifestación del “favor debitoris” propio del derecho de obligaciones, además de la circunstancia de que el deudor sabrá mejor que nadie cuál de las posibles deudas entiende pagada.  La facultad de imputar el pago que el art. 1.172.1 otorga al deudor presupone el absoluto respeto de los  requisitos del cumplimiento de la obligación, pues la imputación convencional no significa alterar las reglas  generales, sino solo permitir la identificación de la deuda que va a ser pagada. De esta manera los principios de  identidad, integridad e indivisibilidad del pago continúan vigentes. Además de la necesidad que el deudor de las  obligaciones pecuniarias observe el carácter accesorio de la obligación de intereses, según el art. 1.173, que  establece que si la deuda produce interés, no podrá estimarse hecho el pago por cuenta del capital mientras no  estén cubiertos los intereses”.  

 LA IMPUTACIÓN DEL ACREEDOR: EL RECIBO DEL PAGO - Indica el Código Civil en su art. 1.172.2, que “si el deudor aceptare del acreedor un recibo en que se hiciese la aplicación de un pago, no podrá reclamar contra ésta, a menos que hubiere mediado causa que invalide el contrato”. Esto es si en caso de existir recibo, la atribución definitiva del pago la realiza el acreedor dada conformidad expresada por el deudor al obtener ese recibo sin protesta alguna. Lo anterior es consecuencia natural que se desprende del art. 1.110 CC, en relación con el recibo como prueba y justificación del pago,  proposiciones normativas claramente beneficiosas para el deudor:
1. “El recibo del capital por Acreedor sin reserva respecto de intereses, extingue la obligación del Deudor respecto a éstos”.
2. “El recibo del último plazo de un débito, cuando el acreedor tampoco hiciere reservas, extinguirá la obligación en cuanto a los plazos anteriores”. Aunque en el Código no lo exprese, el acreedor esta obligado a entregar recibo de pago o cumplimiento

REGLAS DE IMPUTACIÓN DE CARÁCTER SUBSIDIARIO: LA IMPUTACIÓN LEGAL En los supuestos en que no haya habido imputación por el deudor, ni se haya emitido recibo por parte del acreedor que haya sido aceptado por el deudor, pero se haya producido un pago entrarán en juego las siguientes reglas: 

1. Se entenderá satisfecha en primer lugar la deuda que resulte más onerosa para el deudor (art. 1.174.1) Conlleva escalonar las obligaciones pendientes y vencidas según el perjuicio económico que pueda generar su incumplimiento para el deudor.    Para determinar la onerosidad de las deudas habrá que atender no sólo al tipo de interese de las diversas deudas, sino también a la existencia de garantías reales que sean realizables por vía ejecutiva, existencia  de cláusula penal, o cláusula resolutoria expresa, etc. 

De todas maneras, es claro que será más onerosa la obligación que genere mas intereses moratorios convencionalmente pactados que otras que solo produzcan intereses a partir de la constitución en mora deldeudor. En el caso de existir obligación de intereses en todas las deudas, la mayor onerosidad vendrá determinada por la tasa o tipo de interés. Según la Jurisprudencia, las deudas  especialmente garantizadas  son más onerosas que las que carezcan de garantías (STS1968 y 1970), siendo de mayor onerosidad las  garantías reales que las personales.  

LA “NEGOCIACIÓN DEL CRÉDITO O DE LA DEUDA  Es frecuente que el deudor no se encuentre en condiciones des ejecutar la prestación debida. Ante ello el  acreedor puede proceder judicialmente contra el deudor en búsqueda de satisfacer su derecho de crédito.  Ante ello, no es extraño que cualquiera de los sujetos de la obligación adopte la iniciativa de sustituir la  prestación debida por otra, aunque dicha eventualidad no se haya contemplado en el momento constitutivo de  la obligación.   El cambio de la prestación conllevará, caso por caso, una valoración de carácter económico, que se suele  identificar como negociación o regeneración del crédito o de la deuda.  Negociar un crédito es, una expresión puramente coloquial que trata de manifestar que, ante la dificultad de su cobro, las partes de la relación obligatoria tratan de buscar una salida alternativa, ya que resulta preferible al  ejercicio de las acciones judiciales o de la demora en la realización de la prestación prefijada.  Tal salida supondrá la celebración de un contrato de carácter novatorio de la relación previamente establecida.  No obstante, la sustitución de la prestación requiere el acuerdo entre el acreedor y el deudor, por lo que de una  forma u otra, el referido “cumplimiento”tiene indudable carácter negocial.

 LA DACIÓN EN PAGO (XX)
Ante la dificultad de cobro, las partes de una relación obligatoria pueden tratar de buscar una salida alternativa, sustituyendo la prestación debida por otra, que en todo caso, resulta preferible a las acciones judiciales. Aunque el Código Civil no lo regula expresamente, el deudor, con consentimiento del acreedor, realiza una prestación distinta a la originaria que surte el efecto de extinguir la obligación. Por tanto, representa una quiebra del principio de la identidad del pago que solo puede obviarse mediante el consentimiento del acreedor.  Requisitos: acuerdo entre las partes que extingue la obligación y transmisión o entrega del objeto de la nueva prestación, sí el deudor sólo se comprometiera a entregarla, estaríamos ante un supuesto de novación.

LA CESIÓN DE BIENES PARA PAGO O EL PAGO POR CESIÓN DE BIENES - En la cesión de bienes el deudor se limita a transferir al acreedor o acreedores la posesión y administración de sus bienes para que los liquide y aplique el precio obtenido al pago de sus créditos, por tanto, la cesión de bienes no comporta la extinción de la obligación. Si el dinero obtenido supera el montante de los créditos, los acreedores se cobrarán y restituirán lo restante al deudor cedente. Si el  líquido conseguido no llega a cubrir el importe de los créditos, el deudor seguirá siéndolo de la cantidad restante. Según la doctrina en la cesión de bienes existe un verdadero contrato de mandato. La cesión de bienes judicial se encuentra sometida a una serie de reglas de carácter imperativo que encuentran su fundamento en los supuestos de suspensión de pago, quita o espera, concurso de acreedores o quiebra. La convencional o extrajudicial se encuentra sometida a las reglas de la autonomía privada y sólo supletoriamente por las normas generales de contratación y derecho de obligaciones. Sí existieren varios acreedores, la cesión no puede realizarse en fraude de los mismos.

HAY QUE RESALTAR EL RÉGIMEN JURÍDICO DE UNA Y OTRA:  CESIÓN DE BIENES JUDICIAL: Constituye una apartado más de los procedimientos concursales, y por consiguiente sometida a una serie de reglas imperativas cuyos supuestos son: Suspensión de pagos, Quita o Espera, concurso de acreedores o quiebra

CESIÓN DE BIENES CONVENCIONAL (CBC) O EXTRAJUDICIAL: La sesión convencional se somete a las reglas de la Autonomía Privada y sólo supletoriamente se regula por normas Generales de Contratación o de Derecho de Obligaciones sin obligatoriedad de aplicación de reglas procesales de concurso o quiebra (STS 1953).   Si existen mas acreedores, cabe que el deudor acuerde con uno de ellos o con varios el llevar a cabo una  cesión. En tal caso, si existen varios acreedores, la cesión no puede ser realizada en fraude de los mismos.

DIFERENCIAS ENTRE LA DACIÓN EN PAGO Y CESIÓN DE BIENES PARA PAGO. (XX) Estamos ante una dación en pago, cuando el deudor, con consentimiento del acreedor, realiza una prestación distinta a la originaria, pero que surte el efecto de extinguir la obligación. Representa una quiebra del principio de identidad del pago que solo puede obviarse mediante el consentimiento del acreedor. Requisitos: acuerdo entre las partes que extingue la obligación y entrega del objeto de la nueva prestación.

En la cesión de bienes, el deudor se limita a transferir al acreedor la posesión y administración de sus bienes para que los liquiden y apliquen el precio obtenido al pago de sus créditos, por tanto, la cesión de bienes no comporta la extinción de la obligación. Si el dinero obtenido superara el montante de los créditos, el acreedor se cobrará y restituirá el resto al deudor cedente, sí el líquido conseguido no cubre el importe de los créditos, el deudor seguirá siéndolo en la cantidad restante.

EL OFRECIMIENTO DEL PAGO COMO PRESUPUESTO DE CONSIGNACIÓN. (XX)

El ofrecimiento puede hacerse de cualquier manera, auque debe poder probarse para poder acreditarlo ante el Juez. Es un presupuesto lógico de la consignación y evita las consignaciones injustificadas; requisitos: ser incondicional, sin condiciones ni reserva alguna; estar dirijido al acreedor o persona autorizada para recibir la prestación en su nombre; hacerse en el momento oportuno y lugar establecido para el pago; la prestación debe ser íntegra e idéntica a la que constituye el objeto de la obligación, incluso los accesorios.

LA CONSIGNACIÓN COMO SUSTITUTIVO DEL CUMPLIMIENTO La mora del acreedor (culposa o no, maliciosa o de BF) es inaceptable por implicar un perjuicio para el deudor y ser contraria a los intereses generales del tráfico económico. En consecuencia, el Ordenamiento Jurídico da un mecanismo que permita al deudor cumplidor liberarse de la obligación.  Consiste que el deudo le otorga a la Autoridad Judicial las cosas debidas, acreditando su voluntad de cumplir lo  debido y la resistencia del acreedor a recibir la prestación. Técnicamente se le conoce como consignación. (Art.  1.178.1).

EL OFRECIMIENTO DE PAGO COMO PRESUPUESTO DE LA CONSIGNACIÓN (xx)  Antes de proceder a la consignación, el deudor debe haber ofrecido el pago al acreedor y éste haberse negado sin motivo a aceptarlo. (Art. 1.176.1).  El ofrecimiento de pago es necesario acreditarlo ante un juez (art. 1.178.1), no resultara operativo hacerlo en  modo que no pueda probarse y convendrá preconstituir la prueba ( transferencia bancaria a la cuenta del  acreedor, que éste rechaza, o asistencia de notario en la vista del acreedor).  El ofrecimiento de pago es un presupuesto lógico de la consignación y un modo razonable de evitar  consignaciones injustificadas ante la Autoridad Judicial. 

LOS REQUISITOS : 
1. El ofrecimiento ha de ser incondicional. 
2. El ofrecimiento ha de estar dirigido al acreedor o persona autorizada para recibir prestación.
3. El ofrecimiento se ha de hacer en momento oportuno y en lugar establecido.
4. La prestación ha de ser íntegra e idéntica a la del objeto de la relación obligatoria, siendo ineficaz el ofrecimiento de pago y consignación de una suma de dinero inferior a la debida o cuando no comprenden los intereses de las cantidades adeudadas.

 EL OFRECIMIENTO DE PAGO Y LA CONSTITUCIÓN EN MORA DEL ACREEDOR El ofrecimiento del pago, además de operar como presupuesto de la consignación tiene virtualidad propia aunque no se vea seguido de la consignación.  La mora del acreedor, lo convierte en un acreedor moroso, al que la Ley tratará con disfavor, dada su conducta  entorpecedora del devenir normal de la relación obligatoria.   Entre otras consecuencias, la constitución de la mora del acreedor traerá consigo:

1. Que el retraso en el cumplimiento no hará nacer la mora del deudor.
2. Que, en caso de obligaciones pecuniarias, cesará la generación de interese. (Art. 1.108 CC a contrario).
3. Que en general, la imposibilidad sobrevenida de la prestación sin culpa del deudor operará en perjuicio para el acreedor, quien pese a no recibir la prestación, habrá de cumplir con las obligaciones que tuviera para con el deudor. (STS1986 destaca que uno de los efectos principales de la mora del acreedor es la atribución al mismo del riesgo de pérdida fortuita de la cosa, rectificando así nuestro TS el criterio adoptado en la STS1941.
4. Que el acreedor constituido en mora deberá abonar todos los gastos derivados de la conservación y Custodia de la cosa debida (aplicación del art. 1.179 CC).

LA CONSIGNACIÓN. REQUISITOS Y EFECTOS. (XX)
La mora del acreedor (culposa o no, maliciosa o de buena fe) es objetivamente inaceptable. Por ello, el Ordenamiento jurídico instrumenta un mecanismo que le permite al deudor cumplidor liberarse de la obligación, pese a la falta de colaboración del acreedor. Tal mecanismo consiste en que el deudor ponga a disposición judicial las cosas debidas, acreditando su voluntad de cumplir lo debido y la resistencia del acreedor. Es lo que se conoce como consignación.

Requisitos: Debe ser anunciada previamente a las personas interesadas en el cumplimiento, Debe ajustares a las disposiciones que regulan el pago (exactitud, identidad, integridad e indivisibilidad) y Una vez admitida por el juez, debe notificarse a los interesados. La declaración judicial de idoneidad de la consignación conlleva la liberación del deudor que puede instar del juez que le libre carta de pago. Los gastos de la consignación correrán por cuenta del acreedor moroso.

6. PRESTACIONES SUSCEPTIBLES DE CONSIGNACIÓN La consignación es utilizada respecto de las obligaciones pecuniarias y suele verse dificultada en otros supuestos.  La literalidad del art. 1.178, que habla de “depositar” las cosas ha llevado a pensar a algunos autores que sólo  se pueden consignar bienes muebles, pero ello es minoritario dado a que es admisible la consignación de  inmuebles, ya que la Compilación de Navarra habla expresamente de ello en su Ley 494.  Por las mismas razones aludidas debe defenderse que el deudor de obligaciones de hacer pueda liberarse de  las mismas, manteniendo, no obstante, su derecho a reclamar de la contraparte de su prestación, una vez haya  acreditado su disposición favorable de cumplimiento ( retratista sin modelo, que no puede seguir su obra, arquitecto con inmobiliaria insolvente, etc.). 

Columnas de Opinión del Director